Existe un “delirio jurídico” de curar una enfermedad por orden judicial

El psiquiatra Manuel Fresco, director del Centro Nacional de Control de Adicciones, habló de un “delirio jurídico” de los jueces y juezas que pretenden curar una enfermedad a través de una orden judicial, ordenando un tratamiento. “Una enfermedad que se define como una enfermedad incurable y se piensa que la internación es la pieza necesaria y fundamental del tratamiento”. La intervención fue en el marco del Congreso Iberoamericano Adolescentes y la violencia en los sistemas penales juveniles. Situación, mecanismos de prevención y respuestas: la experiencia de Latinoamérica, que fue organizado por la entidad Defensa de Niñas y Niños-Internacional (DNI), sección Paraguay.

“Tenemos que lograr con el Poder Judicial una buena articulación entre el marco jurídico, que tiene que ser racional y el dispositivo sanitario, porque muchas veces el usuario de drogas no quiere dejar de drogarse y su comportamiento es claramente antisocial, peligroso, violento, o comete delitos por la droga. El marco jurídico puede ser un apoyo importante para la definición y aceptación del tratamiento, sobre todo cuando se pone como una alternativa a la prisión. Es decir, un niño o adolescente que roba porque está con una convulsión al consumo, no es un delincuente cualquiera, es un enfermo. Y si ese enfermo tiene posibilidades de recuperarse, probablemente tenga menos posibilidades de volver a cometer un delito”, recalcó Fresco.

El médico Manuel Fresco remató diciendo que forma parte evidente de un “delirio jurídico” la ilusión de los jueces de mandar a los chicos por orden judicial para que se internen, y que después salgan curados y supuestamente recuperados. “Ingresan los niños y adolescentes por consultorio externo. El proceso de internación es de 30 días para la desintoxicación, y el proceso terapéutico comienza antes de la internación y continúa después de la internación, la internación no es curativa”.

(Abc Color – 11 de diciembre de 2012).

Socios Estratégicos