Gobierno de Franco tampoco soluciona el drama indígena

Tirados como animales, en medio de un “vertedero” de basura, que despide un insoportable olor, se encuentran acampados frente al Indi varios grupos de nativos que claman mensura, tierra y asistencia. El drama de los indígenas parece que no tiene solución en los gobiernos de turno.

En las veredas están cerca de cien indígenas que llegaron hace cinco días. Algunos reclaman tierra, otros víveres, y entre ellos, Joaquín Domínguez, hijo de Tomás, que una vez más llegó a la capital, esta vez para exigir la mensura de la propiedad que ocupa en San Joaquín, que está invadida por campesinos, que pretenden una parte que no estaría mensurada.

La sola presencia de los nativos en esta situación demuestra que el gobierno de Federico Franco también está fracasando en su política indigenista, al igual que los anteriores, que tampoco se preocuparon para que esta situación tenga un freno.

Joaquín, por ejemplo, se quejó ayer de la falta de voluntad de los funcionarios de ir a su comunidad para realizar la mensura y los amojonamientos. Los otros pidieron tierra, pero en Caaguazú. Ni siquiera quieren hablar de una posibilidad de reasentarse en San Pedro, donde el titular del Indi, Rubén Quesnel, quiere encontrar indígenas para justificar la compra de las tierras de Unión, cuya adquisición no descarta, pese a que los dictámenes aseguran que no sirven para asentamiento de persona.

(Abc Color – 12 de diciembre de 2012).

Socios Estratégicos