Language
La población pobre sobrevive en los bañados con proyectos solidarios

Asunción es una ciudad imantada que atrae a la población rural, que se asienta en los bañados en busca de oportunidades que pocos encuentran. Sus vidas se debaten entre la pobreza y la exclusión. De la mano de organizaciones socio-religiosas y autogestión de los vecinos se logran actividades y proyectos que intentan revertir la pobreza extrema.

Se estima que en los bañados residen 30.000 familias, unos 180.000 habitantes que viven en áreas inundables.
En el Bañado Tacumbú, el sacerdote español Pedro Velazco encabeza la asistencia comunitaria en el Centro de Ayuda Mutua Salud para todos (Camsat), ofreciendo un comedor que nutre a 90 niños de lunes a sábado, una farmacia social, una radio comunitaria, un consultorio médico, créditos solidarios, una biblioteca, así como clases de informática, reciclado cooperativo y hasta una fábrica de baldosones de cemento y casas prefabricadas.

De la mano del pa’i Francisco Oliva, los adolescentes de otro populoso asentamiento son motivados a volver a las aulas a través de un proyecto de formación integral que ofrece salario-beca para insertarlos en el sistema escolar.

En el Centro Solidario Róga los jóvenes que asisten del 7º al 8º grados reciben formación integral y apoyo monetario de la Fundación Santa Librada, lo mismo pasa en el centro Santa Librada ubicado a los pies del cerro Lambaré, que recibe a adolescentes que cursan del 9º al 3er año.

(Última Hora – 12 de noviembre de 2013).

Socios Estratégicos