Las adolescentes son las más expuestas a la violencia

Las relaciones de noviazgo se inician en la adolescencia y/o juventud, momento evolutivo de transición de la infancia a la madurez en el que se producen cambios importantes en lo biopsicosocial, convirtiéndose en un período de especial vulnerabilidad. Según la Organización Mundial de la Salud, 3 de cada 10 adolescentes denuncian que sufren violencia en el noviazgo; de allí la pertinencia y la necesidad de iniciativas que aborden esta problemática.

“Cuando hablamos de las y los adolescentes de hoy, estamos apostando a los padres de mañana. El mensaje que llevamos siempre a las y los chicos es que si tienen un noviazgo violento, es ciento por ciento seguro que será un matrimonio violento y en escalada”, expresó la ministra de la Mujer, Ana María Baiardi, durante la presentación de la nueva etapa del Proyecto Noviazgo sin Violencia, implementado por el Ministerio de la Mujer e Itaipú Binacional, con el apoyo del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

El proyecto tiene el objetivo de prevenir y detectar situaciones de violencia durante el noviazgo y sensibilizar a la población juvenil para la construcción de relaciones de pareja saludables.

“Tenemos evidencia de que los programas escolares destinados a la prevención son realmente eficaces a la hora de desaprender una conducta que no es innata en los seres humanos. Y la violencia no es innata; se aprende, se reproduce, se tolera; pero no es innata. Entonces, nuestro programa va destinado justamente a la prevención para identificar de manera oportuna las señales, poder alentar y dar herramientas a los adolescentes para que puedan detener estas situaciones y definitivamente construir relaciones basadas en la igualdad y el respeto mutuo”, expuso Rocío Galiano.

(Abc Color – 15 de agosto de 2017).

Socios Estratégicos