Unos 200.000 alumnos de 841 escuelas y 236 colegios secundarios del departamento de Caaguazú iniciaron el lunes las clases del año lectivo con los mismos problemas que el sistema educativo de todo el país: falta de aulas, pupitres, y útiles escolares.

Si bien estas necesidades disminuyeron en las zonas urbanas, en los sectores rurales como asentamientos campesinos y de sintechos, la carencia de aulas y la precariedad siguen siendo los principales problemas para la educación.

Unos 80 estudiantes del colegio Nuestra Señora de la Asunción de la capital dan clases sentados en el piso.

La situación en la escuela es triste, lamentó la directora Lidia Rodas, quien indica que no cuentan con presupuesto para poner a punto la institución y recibir a los estudiantes de la mejor manera.

(Abc Color y Última Hora – 26 de febrero de 2014).