El intendente municipal de esta comunidad Mario Noguera (PLRA), en connivencia con la Junta Municipal del periodo anterior, destinó G. 180 millones del dinero de Fonacide para adquirir dos inmuebles, de 2 y 4 hectáreas, “que serán destinados para la construcción de viviendas sociales por parte de la Senavitat”.

En la nota de pedido remitido al entonces presidente de la Junta, Óscar Santacruz, alegaba que no prosperó un pedido de préstamo con un banco de plaza y estaba en riesgo la adquisición de la propiedad.

Decía que “se podría perder las viviendas sociales a ser construidas por el Gobierno central a favor de la gente más humilde”. Aducía que el año escolar llegó a su fin (era noviembre) y que el dinero previsto para merienda escolar estaba disponible. La Junta, por unanimidad aprobó el pedido.

En el 2015, la Municipalidad firmó un convenio con la Senavitat y la entidad Binacional Yacyretá para la construcción de 102 viviendas sociales en dicho terreno, lugar al que se dio por nombre “La Amistad”.

“La Municipalidad se comprometió a otorgar los títulos de propiedad a los beneficiarios, una vez cumplidas las obligaciones pactadas entre la Municipalidad y el adjudicatario, de conformidad a lo establecido en la Ley Orgánica Municipal y de acuerdo a la lista de beneficiarios aprobada por Resolución de Senavitat”, menciona el acuerdo.

Sin embargo,  los beneficiarios son en su mayoría amigos, parientes y familiares del intendente municipal, algunos concejales del periodo anterior y de otros que lograron su reelección en los comicios de diciembre pasado.

(Abc Color, Sara Fleitas – 16 de mayo de 2016).